divendres, 19 de març de 2010

Prisa

Ese dia nació apresurado.

La apresurada ducha, que se me antojaba demasiado lenta, el champú sugerido, un secado rápido.

El desayuno, breve sabor del café con leche, demasiado caliente, abandonado en la cocina. Prisa.

El apresurado beso de mi hijo, leve roce de sus labios infantiles en el fugaz umbral de la escuela.

Muy apresurado mi paso hacia la oficina, casi volando, veloz. Mi cuerpo en feroz movimiento. Mi mente planeando sobre mil quehaceres pendientes, programando el dia, planificado tareas, compras,...

Y de pronto… cayó el telón, en forma de dolor agudo, de inesperada náusea. Cayó antes de terminar el primer Acto. Mi vida se frenó, súbita y brutalmente, sin previo aviso, en plena calle y a la luz del dia, de ese dia que nació apresurado y murió inmovilizado.

Ahora… cada dia nace apresado. Apresado en un nido de yeso, dia a dia, hora a hora, incubando mis huesos fracturados, paladeando sabores casi olvidados. Dulce presa del tiempo, mi tiempo, sin prisa.
__________________________________________________

6 comentaris:

carmeta ha dit...

M'acabo de veure reflexada en aquesta descripció (crec que del dia que vas prendre mal).. I m'ha fet reflexionar... per què volem corre més que el temps, si el temps ens pot detenir quan vulgui!!! Però es tant dificil para la corrent que ens arrosega....

Gràcies Mòmica

cumClavis ha dit...

Es que, si lo piensas bien, mira que es absurdo correr en un mundo que, siendo redondo, siempre te devuelve al mismo sitio… Y no es que realmente pretendamos dar la vuelta al mundo sino que, de alguna manera deberíamos pensar en redondo y tomárnoslo con calma, ¿verdad?
Pudiendo ser la crónica de una lesión, has conseguido hacer [buena] literatura acerca del [sin] sentido de algunas cosas…

Juana ha dit...

Creo que lento, despacio, disfrutándolo .... simplificándolo, es más práctico.

Mònica Pagès ha dit...

@Carmeta. Sí, ja veus, anem cada dia amb aquest speed, fins que ens frenen. Cal aprendre de l'experiència, jo ho intento. No sé si m'en sortiré, és tan fort el corrent i tan difícil remontar-lo... Gràcies per comentar!

@Cumclavis. Damos muchas vueltas y aparecemos en el mismo sitio, sí, pero más cansados, exhaustos y sin haber aprendido nada o casi nada. Es un sinsentido que debo corregir.
Gracias!!

@Juana. Totalment de acuerdo: más práctico, más provechoso, más sabroso y más vital. Pero, a veces, lo obvio no lo vemos hasta que nos obligan a ello... como ha sido mi caso.
Gracias por tu comentario. Espero volver a leerte por aqui!!

Su ha dit...

A menudo, tiene que ocurrir algo que nos haga frenar y reflexionar sobre la locura de ir con tantas prisas a todas partes.

Situaciones como la que describes, siempre me recuerdan el cuento de Alicia en el país de la maravillas. La Reina le dice a Alicia:

- Tienes que correr a toda velocidad para poder permanecer en el mismo lugar, y si quieres desplazarte, debes correr el doble de deprisa.

Parece que todos y todas, hayamos convertido esta sentencia en nuestra máxima en la vida. Quizás nos falte un poco de cordura o coherencia o las dos cosas.

Mònica Pagès ha dit...

@Su. Totalmente de acuerdo, Susanna. Me encanta la cita de Alicia... muy acertada.
Gracias por el comentario!